Daki Semiárido Vivo

Paso 1

Encontrar un lugar adecuado – Debe ser un lugar en el cual, durante la temporada de lluvias, haya un arroyo, una quebrada o un paso de agua. El terreno tampoco debe ser demasiado inclinado o tener tendencia a la salinización o a la contaminación, riesgo que se presenta por ejemplo con la cercanía de pozos.

Paso 2

Definir la ubicación de la represa – el sitio de construcción debe estar a lo largo del curso del agua, en el punto en en cual la roca o el suelo impermeable sea más estrecho.

Paso 3

Ubicar las hombreras – En los extremos de la posible represa, debe haber una disminución en la profundidad de la capa impermeable, para asegurar que el agua no se escurra y escape por los lados. Las hombreras deben estar al mismo nivel en ambos lados.

Paso 4

Encontrar la capa impermeable – Antes de cavar la zanja en la tierra, se debe realizar un estudio del área. Se deben cavar al menos tres hoyos en línea recta, a lo largo de la posible zanja, para conocer la profundidad del suelo impermeable.

Paso 5

Medir la profundidad y la longitud de la represa – La profundidad del hoyo para la construcción de la represa debe medir entre un metro y medio y cuatro metros y medio. Si es menos o más profundo que estas medidas, es aconsejable buscar otro lugar. La longitud ideal es entre 30 y 100 metros.

Paso 6

Escoger cómo será la excavación: cuanto más arenoso sea el sitio, más ancha debe ser la zanja para evitar el desplome. Si la zanja es excavada con una retroexcavadora, debe tener de 50 a 80 centímetros de ancho. Si se excava manualmente, se recomienda que tenga un metro de ancho para garantizar la seguridad de las personas que están excavando. En el caso de que el lugar tenga mucha agua, se recomienda no esperar hasta abrir toda la zanja para colocar la lona. La misma puede colocarse mientras se cava el hoyo.

Paso 7

Limpiar la zanja y colocar la lona – Es necesario realizar una limpieza una vez finalizada la excavación, retirando raíces y restos de troncos de las paredes, para evitar daños en la lona. Luego, debe excavarse otra zanja, de aproximadamente 10 centímetros cúbicos en el centro de la zanja más grande. También es necesario colocar una lona en esta zanja y se ancla la misma con cemento, para garantizar que toda el agua quede almacenada por la presa y no tenga fugas.

Paso 8

Rellenar la represa con cuidado – se debe tener cuidado al rellenar la lona con tierra para evitar que cause daños. En caso de que se rompa, puede hacerse un remiendo con restos de lona, ​​utilizando goma de zapatero para sellar la parte dañada.

Paso 9

Construcción del desaguador – El desaguador debe construirse de mampostería, en la parte por donde el agua pasa con más fuerza. Tendrá la función de drenar el exceso de agua.

Paso 10

Construcción del pozo – El pozo sirve para extraer el agua almacenada en la represa para abastecer el tanque de agua que facilita el uso del agua por parte de las familias. El pozo debe hacerse con anillos de cemento, ladrillos y placas, y luego ser revestido.

Paso 11

Instalación del tanque de agua – El tanque de agua utilizado en la represa debe tener capacidad para almacenar tres mil litros de agua. Debe estar sobre el nivel del suelo, para que el agua pueda distribuirse por gravedad. En terrenos planos, debe construirse una base de mampostería de uno a dos metros por encima del nivel del terreno. La base debe construirse fuera del área húmeda de la presa para evitar el hundimiento del terreno.