Apresentação de vídeo em sala com pessoas assistindo
20 de junio de 2022

En total, son 55 iniciativas, de las regiones del semiárido brasileño, Gran Chaco, en Argentina, y Corredor Seco, en El Salvador; el material deberá brindar apoyo pedagógico a cerca de 1.300 agricultores, incluidos en el 1er Programa de Capacitación de Daki Semiárido Vivo

El avance de los efectos del cambio climático es una realidad en todo el mundo. En medio de este escenario, el proyecto Daki Semiárido Vivo lanzó, el pasado viernes 17, durante la 1ª Feria de la Agricultura Familiar (Fenafes), realizada en el Centro de Convenciones de Natal, en Rio Grande do Norte, una colección con 55 experiencias de agricultura resiliente al clima. Las iniciativas provienen de las regiones del semiárido brasileño, Gran Chaco Americano y Corredor Seco. Aunque se llevan a cabo en diferentes países, estas iniciativas tienen algo en común: la capacidad de señalar soluciones a los efectos del cambio climático que afectan a la región semiárida.

Un buen ejemplo viene de la comunidad de Corzuela, en el Chaco argentino, donde trabajan las mujeres de la Asociación Siempre Unidos de Corzuela. Encontraron una manera de resistir el avance del cambio climático en la producción de dulces de Tuna. Elaborado a base de Higo de la India, especie originaria de la región, el manjar conquistó el paladar de muchas personas, convirtiéndose en el buque insignia de la marca Sabores Porsuella. Además de crear la marca, las mujeres registraron el grupo y adquirieron certificados, para facilitar la comercialización en diversos mercados Gabriela Faggi, técnica del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

En el Alto Sertão de Sergipe, la joven campesina negra del asentamiento Nova Canada, Iva Santos, combinó formación política y técnica para buscar alternativas de vida en la región semiárida. El resultado llegó con la creación de la Unidad Productiva (UPC) y su inserción en la militancia política en defensa de la agroecología y la reforma agraria. En la UPC produce alimentos para autoconsumo y para la venta. En la militancia, Iva es un referente en la lucha por la convivencia con el semiárido en su región. “Estoy orgullosa de ser negra y de producir alimentos saludables”, dice con convicción.

En las comunidades El Espino y El Barro, en el municipio de Malpasillo Larreynaga, en el Corredor Seco, en El Salvador, las mujeres de las comunidades, que padecieron Cáncer Cervicouterino en 1981, vivían en extrema pobreza. En alianza con Xoctil Actil, iniciaron un proyecto de desarrollo comunitario y formación en género. Al cabo de unos años se pudieron ver resultados como empoderamiento, aumento de la autoestima, autonomía económica y democratización en la toma de decisiones familiares. “El mayor problema es el conocimiento. Si les damos el material y no les damos los conocimientos, no sabrán que somos dignas como mujeres”, dice la productora María Cruz.

El Daki

Daki es una acción de red que involucra la Articulación del Semiárido Brasileño (ASA) y la Plataforma del Semiárido, con el apoyo del FIDA. En Brasil, el proyecto tiene sus actividades ancladas en la Associação Programa Uma Milhão de Cisternas (AP1MC), institución jurídica que representa a ASA, en Argentina, en la Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz (Fundapaz), y en El Salvador, en Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde). El coordinador de la acción de ASA, Antônio Barbosa, destacó que el gran activo de Daki es “sistematizar, despertar la mirada de las personas sobre las experiencias e influir en las políticas públicas”, destaca.

El representante de Funde, Ismael Merlos, destacó que “con Daki estamos teniendo momentos de gran aprendizaje. Las experiencias de sistematizaciones en Brasil, Argentina y El Salvador son muy ricas”, destaca. El representante de Fundapaz, en Argentina, Gabriel Seghezzo, considera que Daki es una de las “acciones más impactantes de la plataforma Semiárido Vivo, en este momento, ya que reúne sistematización e intercambio de experiencias y gestión del conocimiento, relacionadas con la agricultura resiliente al clima cambio”., evalúa.

Daki lleva a cabo, desde principios de marzo, el 1er Programa de Capacitación en Agricultura Resiliente al Clima. La idea es que, al final de las clases, los aproximadamente 1.300 agricultores desarrollen agroecosistemas resilientes, inspirados en las experiencias presentadas. Los videos (Ver en nuestro Youtube) publicados en la colección se utilizarán como herramienta pedagógica en las clases. Una de las tutoras pedagógicas de Paraíba, Rejane Alves, destacó la inclusión digital de los agricultores como un aspecto positivo del curso. “Aún con todas las dificultades, celebran cuando pueden acceder a clases y realizar actividades”, destaca.

Se puede acceder a la colección de experiencias en el sitio web semiaridovivo.org. La plataforma cuenta con filtros, que facilitan el acceso a experiencias en formato de video y texto con información muy robusta sobre el antes y el después sobre el factor de resiliencia de cada historia.

Por Adriana Amâncio/Asa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.