18 de agosto de 2021

¿Qué más se puede hacer además de esperar a que los gobiernos reduzcan las emisiones de carbono a la atmósfera? ¿Cómo se puede proteger la producción de alimentos, especialmente en las zonas secas?

Desde 2012, cuando comenzó una intensa sequía que duró entre cinco y seis años, la región semiárida de Brasil ha registrado menos precipitaciones. Incluso en las regiones más húmedas de este territorio, el régimen de lluvias ya no es el mismo. Esta es una realidad a la que se enfrenta, por ejemplo, el territorio de Borborema, en Paraíba.

Rio Parana | Foto: Augustin Marcarian , Agência Reuters

En la frontera entre Argentina y Paraguay, el río Paraná, el segundo más grande de Sudamérica después del Amazonas, presenta tramos completamente secos. Se trata del nivel de agua más bajo registrado en los últimos 77 años, según portal de noticias RT, el primer canal de televisión en ruso con señal mundial.

En Centroamérica, los fenómenos meteorológicos extremos son mucho más frecuentes en la década de 2010 a 2020, con registros de 147 desastres que afectan a 18,5 millones de personas y a la producción de alimentos, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Estos breves informes ya muestran que el planeta Tierra está viviendo días de cambio climático. Los datos publicados por el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático vinculado a las Naciones Unidas – ONU), el pasado día 9, no sólo vinculan estas perturbaciones al aumento de la temperatura global, sino que anuncian un pronóstico muy preocupante para la próxima década.

“Una de las principales conclusiones de los científicos es que el mundo experimentará una transformación de su clima años antes de lo previsto inicialmente. La elevación intensa podría identificarse ya en la década de 2030, unos diez años antes de las estimaciones realizadas a principios de siglo”, destaca el texto publicado por El País Brasil sobre este informe del IPCC.

El IPCC recoge los conocimientos producidos por científicos de alto nivel -independientes y vinculados a organizaciones y gobiernos- sobre la crisis climática y sus implicaciones para la producción de alimentos, el acceso al agua, la propagación y el aumento de enfermedades, las migraciones, el incremento de la pobreza y el hambre, entre otras áreas esenciales para la vida.

En este informe, la relación entre el calentamiento global y las acciones antrópicas es mucho más enfática que en las versiones anteriores. Según el meteorólogo y edafólogo Humberto Barbosa, que formó parte del equipo de revisión de este informe, “los seres humanos están calentando inequívocamente el planeta, lo que está provocando rápidos cambios en la atmósfera, los océanos y las regiones polares y aumentando el clima extremo en todo el mundo”.

El texto firmado por el columnista Jamil Chade en El País recoge el siguiente escenario: “Millones de hambrientos, éxodo, conflictos, caída de la actividad económica y crisis social. Estos son algunos de los escenarios esbozados por los científicos ante la constatación de que el cambio climático se acelerará en los próximos años y que, si no hay una transformación radical de las políticas públicas y de la estructura económica, la presencia humana en el planeta vivirá una nueva era, mucho más hostil.

Aunque es impactante, el texto no exagera. El tono de máxima alerta lo comparte Humberto Barbosa, que también es profesor de la Universidad Federal de Alagoas (Ufal) y coordina el Laboratorio de Análisis y Procesamiento de Imágenes de Satélite (Lapis), que vigila la sequía y la degradación del suelo en todo el país: “Aunque algunos de los cambios son irreversibles durante milenios, otros pueden retrasarse y revertirse mediante una reducción fuerte, rápida y sostenida de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero el tiempo se agota para cumplir el ambicioso objetivo fijado en el Acuerdo Internacional de París de 2015 de limitar el calentamiento a una cifra muy inferior a los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Para ello, tenemos que conseguir que las emisiones globales de dióxido de carbono sigan una trayectoria descendente que alcance el cero neto alrededor o antes de 2050”.

Caatinga em chamas no sertão de Pernambuco, no Brasil | Foto: Bruno Morais

¿Y qué podemos hacer? – Pero, ¿qué podemos hacer además de esperar y desear que las naciones, incluidas las dirigidas por gobiernos que niegan el cambio climático, como Brasil, cumplan los objetivos del Acuerdo de París?

En América Latina, una acción de cooperación entre países en la que participan Brasil, Argentina y El Salvador, financiada por el FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola vinculado a la ONU) tiene como objetivo aumentar la resiliencia de las comunidades y territorios productores de alimentos, situados en zonas secas, ante los extremos climáticos. Se calcula que más de una quinta parte de la producción mundial de alimentos procede de regiones subhúmedas, semiáridas o áridas, que representan alrededor del 55% de la superficie continental del planeta.

Una alianza entre ASA, Plataforma Semiáridos y FIDA dio origen al proyecto DAKI Semiárido Vivo, cuya acción está dirigida a proteger la producción de alimentos a través de dos líneas estratégicas. El primero es la recopilación de conocimientos sobre las buenas prácticas ya existentes de la Agricultura Resistente al Clima (ARC). “Nos fijamos, sobre todo, en la gestión del suelo, los bosques, las selvas, y también en la gestión del agua, sus reservas y su uso racional”, comenta Antonio Barbosa, coordinador general del proyecto DAKI.

La segunda línea de acción del proyecto, que une las regiones secas de América Latina, consiste en construir y ofrecer tres programas de formación para 2.000 personas que viven y producen en el medio rural, como los agricultores familiares, las comunidades tradicionales, los pueblos indígenas y también los técnicos que trabajan en organizaciones de asesoramiento de la agricultura familiar para la sociedad civil y los gobiernos.

“El DAKI propone construir alternativas reales para enfrentar el cambio climático en la perspectiva de la adaptación y la mitigación de los efectos causados por el calentamiento global. Actualmente, el 94% de la región semiárida brasileña tiene la posibilidad de entrar en el proceso de desertificación. Esto es aterrador”, dice el sociólogo.

Antônio Barbosa también añade que no podemos perder de vista la construcción de políticas públicas para las regiones secas. “Tenemos que exigir, por ejemplo, medidas para proteger los bosques. El bioma de la Caatinga [que predomina en la región semiárida de Brasil] ha sufrido la devastación del 53% de su superficie, con numerosos incendios año tras año. Necesitamos retomar los planes de lucha contra la desertificación, tanto el nacional, en cuya construcción participó ASA, como los estatales, que se construyeron en todos los estados del Semiárido brasileño”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.