8 de marzo de 2022

Mañana (9), a las 13 h de Argentina y Brasil y a las 10h de El Salvador, el Proyecto DAKI Semiárido Vivo lanzará el Programa de Formación en Agricultura Resistente al Clima. El evento puede verse a través de Youtube desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), vinculado al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina. El INTA es la institución responsable del apoyo tecnológico a la enseñanza a distancia.

Dirigida a cerca de 1.300 agricultores, pueblos indígenas, comunidades tradicionales y técnicos que trabajan en organizaciones de asesoramiento rural, la formación pretende ampliar las habilidades y conocimientos necesarios para afrontar el cambio climático.

Los participantes en el programa de formación proceden de tres de las cuatro zonas secas de América Latina: el Semiárido brasileño, el Chaco argentino y el Corredor Seco de El Salvador.

A pesar de desarrollarse en un entorno virtual y de reunir a personas de regiones distantes de América Latina, el programa promueve la formación y el fortalecimiento de las redes territoriales que trabajan en la agricultura resiliente.

“La propuesta es contribuir al arraigo del proceso de aprendizaje desde un enfoque territorial. Buscamos arraigar el proceso de aprendizaje no sólo en los participantes directamente involucrados en las sesiones educativas, sino también en las personas que viven en estas comunidades, en estos territorios, en los diferentes actores sociales, en las organizaciones de referencia”, explica la coordinadora del componente de formación del proyecto DAKI Semiárido Vivo, Rodica Weitzman.

El proyecto Daki Semiárido Vivo es una acción en red que se lleva a cabo en tres grandes regiones semiáridas de América: dos de ellas en Sudamérica -el Semiárido brasileño y el Gran Chaco en su zona situada en Argentina- y otra en Centroamérica, que es el Corredor Seco en el territorio de El Salvador.

Con el apoyo del FIDA, esta iniciativa se centra en dos áreas temáticas principales: la sostenibilidad medioambiental y el cambio climático.

La acción identificará metodologías eficaces para reforzar tanto la resistencia de las poblaciones rurales que viven en estas zonas como el equilibrio medioambiental, a pesar del aumento real de las altas temperaturas globales.

La iniciativa cuenta con el apoyo de dos grandes redes de organizaciones de la sociedad civil que operan en las zonas áridas del continente: Articulação Semiárido (ASA) y Plataforma Semiáridos.

Las acciones de DAKI están ancladas en tres organizaciones: en Brasil, la Associação Programa Um Milhão de Cisternas (AP1MC), entidad jurídica que representa a la red ASA. En Argentina, la Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz (Fundapaz). Y en El Salvador, la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.