Agricultor de Canasta campesina pone alimenentos en las canastas
20 de septiembre de 2022

Modelo innovador de producción y comercialización de alimentos sanos y saludables

La Canasta Campesina es una iniciativa de agricultoras y agricultores del municipio de Comasagua, departamento de la Libertad, El Salvador, que cultiva y comercializa hortalizas y frutas orgánicas. 

La idea de esta iniciativa surge como respuesta a las afectaciones provocadas por el cambio climático, ya que Comasagua era una zona vulnerable, donde los desastres naturales afectaban gravemente a los pobladores, especialmente a las familias campesinas que con frecuencia sufrían pérdidas de sus cultivos y cosechas. 

Asimismo, otro aspecto de desventaja para las familias campesinas de Comasagua, era la falta de diversidad en sus cultivos.El municipio era un territorio con tradición en el cultivo de café, por lo que los ingresos de muchas de las familias eran limitados, al tener que basar su economía en el monocultivo.

“En el año 2009 y 2010 hubo varias tormentas que afectaron el municipio, y entonces se comenzó a organizar a grupos de mujeres, hombres y jóvenes para realizar huertos caseros y garantizar la seguridad alimentaria, porque los granos se habían escaseado por la pérdida que provocó las lluvias”, comentó Ever Valle, vicepresidente de la Canasta Campesina.

La agricultura resiliente

Al unir esfuerzos, las familias campesinas reforzaron sus habilidades de siembra, y  en el año 2012, con el apoyo  del Socorro Popular Francés se llevó a cabo un proyecto donde se reforzó la puesta en práctica de técnicas vinculadas a la Agricultura Resiliente. Posterior a ello, surgió la idea de crear paquetes de alimentos para ser comercializados. 

El proyecto motivó a que algunas familias campesinas propietarias de pequeñas parcelas, sin importar su extensión, se involucraran en dicha iniciativa y  comenzaran la producción diversificada de alimentos a través de prácticas y tecnologías de cultivo orgánico. 

Nace la Canasta Campesina

Una vez implementadas las prácticas de agroecología, surgió la formación de la cooperativa “Canasta Campesina”, la cual tiene la función de unir los esfuerzos de cada uno/a de sus miembros.  

La cooperativa permite que se articule un trabajo en equipo, ya que los y las productoras cultivan frutas y hortalizas, según sus capacidades y extensiones de tierra. La idea es que se reúna la cosecha de los miembros del equipo, para poder hacer una sola venta como cooperativa, que permita cumplir con las exigencias de la clientela. 

En los procesos de cultivo se involucra todo un equipo de lideresas, líderes sociales y jóvenes de las diferentes comunidades. La Canasta Campesina está integrada por 49 socios/as. Siendo un 85% mujeres y el 15%  restante son jóvenes hombres, que oscilan hasta los 29 años de edad.  Asimismo, existe un grupo de 75 mujeres y jóvenes, quienes actúan como socios productores y se encuentran trabajando en parcelas o huertos. 

El modelo de comercialización

La forma de comercializar en la cooperativa permite que los alimentos se produzcan de acuerdo a la demanda de los clientes. De esa manera, garantiza la venta de cada uno de sus productos, sin excedentes, y haciendo que cada uno de los/as productores reciba un ingreso económico constante.

La Canasta Campesina vende los productos de sus cosechas a sus socios consumidores a través de canastas de distintos tamaños, según sea la preferencia del consumidor. Lo que se busca es reunir la cosecha que cada productor ha cultivado, y con ello completar los pedidos que se han registrado, según el número de clientes inscritos y de canastas que tengan por entregar. Actualmente son 190 familias registradas, que se benefician con los productos que comercializa la cooperativa. 

Debido a las medidas de bioseguridad por la Pandemia de la Covid-19, la Canasta Campesina hace entregas a domicilio y por el momento, la mayoría de los clientes, son empleados de instituciones que se ubican en el área metropolitana de San Salvador. 

La entrega puede ser semanal, cada 15 días o según la preferencia de los compradores. En la forma de pago, los clientes pagan el 50% del pago total al momento de la entrega del pedido, mientras que el otro 50% del valor total sirve como anticipo, para que los productores/as  puedan hacer compras de material e inversión en  mano de obra. 

Cabe destacar que el modelo de comercialización es una propuesta innovadora de compra y venta directa entre el productor y el consumidor, sin intermediarios ¡Una experiencia única en El Salvador! 

Las ventajas de la producción orgánica

La producción orgánica permite que los agricultores y las agricultoras puedan cuidar de los suelos en los que cultivan, erradicando el uso de agroquímicos, con lo que protegen la naturaleza, la biodiversidad, los bosques, el medio ambiente, y sobre todo, la alimentación y la salud de los consumidores que compran sus productos sanos y frescos.

Por otra parte, para garantizar el uso de componentes orgánicos, los abonos son producidos por los socios de la cooperativa a través de compuestos naturales, que pueden ser a base de estiércol, microorganismos de montaña y otros materiales similares. 

Dos abonos orgánicos que se preparan por los miembros de la cooperativa son el bocashi, que se puede producir con desechos y estiércoles, y la composta que se obtiene de un proceso de fermentación de elementos orgánicos como la hojarasca, desperdicios de comida, desechos de cultivos y otras materias orgánicas de origen vegetal y animal. 

El apoyo técnico y las formaciones

Con el tiempo, los cultivos orgánicos incrementaron y actualmente existen técnicos que orientan a las socias y socios de la cooperativa, también existe un apoyo por parte de la cooperativa, que permite la formación constante de sus miembros y el intercambio de materiales para la preparación de abonos. 

A través de la Canasta Campesina se han llevado a cabo procesos de empoderamiento de las mujeres y se reconoce su importante labor. “Pasan de ser amas de casa a ser mujeres protagonistas, en la cooperativa se busca visibilizar el aporte que las mujeres dan a la sociedad”, expresa Fernanda Valladares, quien es socia de la cooperativa. 

Por otra parte, la cooperativa también brinda apoyo económico y técnico a una red de negocios, donde instituciones como el Ministerio de Agricultura les invitan a que pueden participar en ferias y eventos, para promover sus productos y enseñar los procesos de agricultura a otras instituciones. 

Además, la cooperativa ha creado alianzas con otros agricultores orgánicos que comercializan sus productos a través de la Canasta Campesina, de esa forma se tiene más variedad de producto y se cumple con la demanda de los consumidores.

Conozca más sobre producción y comercialización de alimentos sanos en la Biblioteca DAKI

La iniciativa de producción y comercialización de alimentos sanos de la Canasta Campesina es una de las 55 sistematizadas por el proyecto DAKI – Semiárido Vivo. 

El proyecto seleccionó experiencias de agricultores resilientes al clima de tres regiones semiáridas de América Latina (Corredor Seco Centroamericano, Grande Chaco Americano y Semiárido brasileño).

Los materiales están disponibles en la biblioteca en nuestro sitio web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.